Primer contacto.

Hace unos minutos mi mente desbloqueó un recuerdo fugaz sobre aquel día tan soleado de piscina, cuando pequeño; yo me lanzaba a la concurrida agua, pero en vez de sumergirme y empaparme, mi cuerpo atravesó ese reflejo de cielo, como si de un cristal se tratara, y así entonces me comencé a asfixiar por la bruma que significaba la experiencia; me adherí hacia otro mundo, pero posteriormente sólo recuerdo abrir los ojos ante la mirada expectante de la muchedumbre que gozaba morbosamente mi despertar. Recuerdo estar jadeante para expulsar la dolorosa agua que llenaba mis pulmones, y que ya sentía como la muerte era parte de mí…

Tres.

"Alguna vez tuve el sueño de convertirme en un hermoso poeta, pero por una serie de infortunados eventos vi esos sueños tirados y divididos como un millón de estrellas en el cielo de la noche; brillantes y rotos, aunque en realidad no me importó, porque sabía que había que obtener todo lo que se quiere y después perderlo para conocer lo que en verdad es la libertad. Vivir rápido, morir joven, ser salvaje y devirtirme. Estoy jodidamente loco, pero soy libre".

- Lana del Rey; Ride.

Asincronía tangible canalizada fugazmente.

Hay que seguir caminando avanzando a paso limpio gigante no detenerse no paren el mundo jamás, sigan el rumbo sigan los sueños sueñen más sientan más luchen por lo que quieren no miren atrás no importa tu pasado sigue adelante forja tu futuro proyecta tu presente compleméntate evoluciona tu mente abre tu mente explora tu universo explórate tú aconseja más desea más odia menos no te atormentes mantente firme sano y a salvo vive tu vida arma tu rompecabezas piensa y ordena tu mente respeta tu espacio quiere tu espacio ama tu espacio y tu libertad distingue lo que hay que diferenciar sana tus heridas, haz el amor ignora más que te importe menos sufre menos trasciende tu esencia llena tu existencia perfecciona tu ser tu tiempo se acaba y disminuye tu vitalidad.

Cupido circunciso.

Entonces presencié en todo momento como él era víctima de ese sacrilegio, vi como cayó derribado a la tierra, directo a ese bosque, ese bosque perverso al cual con coraje entré para auxiliarle, pero en cuanto le encontré tomó su arco, para defenderse, y me apuntó con su flecha, desafiando el destino, este ser libre de escritura y espíritu que forja su propio rumbo estaba por dispararme a mí; su flecha en forma de verga estaba por atravesarme el corazón y fue en ese instante en el que me paralicé, no quise morir, y entendí que el tampoco deseaba morir, sin embargo de su frente se asomaba una hemorragia, jadeaba, abrió su boca y suspiró en el instante en que bajaba su arma; entonces supe que había comprendido mi mirada, avancé unos pasos, limpié su rostro, saqué los perdigones. Le besé intensamente; quedé completamente enredado en todos sus abrazos, pero mi pecho sentía algo que jamás antes sentí, abrí los ojos luego de ese ósculo mortal, me toqué; este cupido circunciso me flechó, atravesó mi ente, ahora estoy sangrando y próximo a morir. De espaldas fui cayendo, me induje a mí mismo a un fatal destino, yo siempre tan ingenuo. Mientras mis ojos se desorbitaban y la vista se nublaba, alcancé a divisar sus colores y su sonrisa que arqueaba su bello rostro. Me desplomé entonces de forma cómoda, qué importaba dónde, qué importa todo si la muerte me persigue como una pantera enfurecida. Entre el humo de tinieblas de este bosque no pude más que pensar en agradecerle; hay vida en esta metáfora de muerte, tengo un nuevo respirar, anhelo algo más.